fbpx

5 destinos europeos que visitar para practicar inglés

Ya sabemos que los lunes son duros, tras haber disfrutado del fin de semana lleno de planes, por lo que estamos agotados; o haberlo pasado tirados en el sofá, lo que nos ha desactivado y nos cuesta más arrancar la semana. Por ello, hay que animarnos sea como sea y una forma genial es pensar en el próximo plan o destino, y no hay mejor motivación que trabajar para ganarnos unas vacaciones,  o simplemente una escapada de fin de semana.
Cuando estamos aprendiendo un nuevo idioma, como inglés, una de las mejores cosas que podemos hacer para ganar fluidez, vocabulario y confianza es hablarlo en su lugar de origen o en cualquier país que nos debamos expresar con fluidez, sin emplear nuestra lengua nativa. Y la mejor manera de hacerlo es con gente nativa inglesa.
Muchas veces uno no tiene amigos o gente cerca con la que pueda practicar inglés, por eso, existen cursos de inglés como los que Brickfield oferta, incluso de manera online, que dan la posibilidad de mantener conversaciones para practicar el speaking. Aún así, la mejor manera de practicar y aprender idiomas es yendo al lugar en el que se hable como lengua oficial, de manera que nos veamos obligados a hablar.
 
Afortunadamente para nosotros, los españoles, cuando se trata de aprender inglés y practicarlo, tenemos la posibilidad de viajar a destinos cercanos en los que hablar en inglés va a ser lo único que podamos hacer si necesitamos comunicarnos con alguien. Así pues, vamos a mostraros una serie de destinos que son perfectos para practicar inglés dentro de Europa:
 
 

Reino Unido

 
Formado por Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y el país de Gales. Sin duda, la pureza de este idioma hace que sea el lugar perfecto para aprender y practicar inglés. La cercanía con este entorno hace que sea bastante fácil viajar allí; dentro de los múltiples destinos a los que se puede acudir, destacamos Londres, sobre todo, por su diversidad cultural, por lo atractiva que es la ciudad y por ser una de las capitales de Europa en la que prácticamente se puede hacer de todo. Aunque si habéis viajado a esta capital, sabréis que a veces no precisamos hablar inglés, pues hay tanto turismo, que nos ven fácilmente de donde somos y nos acaban hablando en nuestro idioma.
Edimburgo en Escocia o Belfast en Irlanda del Norte, son otros lugares interesantes del Reino Unido para viajar y conocer palabras y expresiones nuevas, que ya no pertenecen al estándar ni en cuanto al vocabulario ni a la pronunciación. Para que lo entendáis, como si vienes a España y viajas a Galicia o a Cádiz, encontrarás grandes diferencias en la lengua.
 
 

República de Irlanda

 
Pegado al Reino Unido, es otro de los mejores destinos para practicar inglés. Dublín, su capital, es altamente recomendable gracias a su historia y al ambiente, amabilidad y el buen rollo de los irlandeses con los cuales se va a poder socializar y practicar el idioma. Si uno desea viajar a otras partes dentro del país, debe saber que cuenta con muchos castillos y bellos paisajes para pasar un rato agradable y de paso, tomar buenas fotografías.
 
 

Suecia

 
A pesar de que no es su idioma oficial, la mayoría de la población sueca domina el inglés, en mayor parte gracias a la apertura de nuevas tecnologías, el acceso a internet (98% de la población tiene acceso) y que es de los pocos países donde las series y películas no son dobladas al idioma nativo. Suecia cuenta con uno de los niveles de calidad de vida más altos en todo el mundo. Todo esto aunado a su altísimo nivel educativo, su amor por el medioambiente y sus ciudades modernas, como su capital, Estocolmo, lo hace un destino inigualable para aumentar nuestro nivel de inglés.
No tenemos la suerte de haber visitado este país, así que aceptamos recomendaciones y consejos de los que ya hayáis tenido la suerte de conocer las tierras nórdicas.
 
 

Holanda

 
Es otro de los países cuya lengua oficial no es el inglés, pero Holanda es el segundo país del mundo en el que mejor se habla inglés como segunda lengua. Si a eso le sumamos que un alto porcentaje de la población es bilingüe, lo convierte en un destino perfecto para socializar y practicar inglés.
Nos atraen mucho sus paisajes llenos de molinos y tulipanes, que debemos visitar no muy tarde. ¿Nos acompañáis?
 
 

Malta

 
Su cercanía con respecto a España, estando situada en pleno Mediterráneo, al sur de la isla italiana de Sicilia, hace que Malta sea uno de los mejores destinos dentro de Europa para practicar y aprender inglés, ya que es una de sus lenguas oficiales. Su emplazamiento geográfico le brinda un clima espectacular dominado por el sol, así, sus ciudades costeras la convierten en un lugar en el que no faltan la fiesta y las ganas de playa durante gran parte del año. Ciudades como Gzira o La Valeta son muy recomendadas como destinos turísticos perfectos para acudir a aprender inglés.
 
Sea cual sea el destino que tienes en mente, debes tener en cuenta que tu inglés solo podrá mejorar con mucha práctica y saliendo a la calle a hablar con los nativos, nada de buscar atajos con guías en castellano o rodeándote de personas que hablan tu mismo idioma. Si llegaras a sentirte intimidado por el idioma, procura practicar inglés con profesores nativos o conocedores de la lengua que te darán las armas necesarias para salir en busca de una aventura en un nuevo destino.
Un buen consejo si no puedes viajar de momento, es aprender idiomas con profesionales de la Filología en nuestro país, con dotes de lingüística y docencia, pues a veces buscamos nativos para oír el acento o pronunciación, y no pensamos que es necesario tener nociones de gramática, vocabulario estándar y claves para expresarnos en cada contexto, pues no es lo mismo utilizar el idioma para nuestros viajes, que para nuestro puesto de trabajo, o como motivación para mejorar académicamente.
Debemos ser conscientes de que nosotros mismos por ser españoles, no todos sabríamos cómo impartir una clase a una persona que quisiera aprender nuestra lengua, son necesarias unas habilidades concretas para poder ejercer la enseñanza.
Esperamos haberos dado ganas de viajar, pero también de mejorar vuestra capacidad lingüística antes de volar a cualquier destino.