fbpx

Baby lessons: Sesiones 24 y 25

Esta semana finalizamos el segundo trimestre y hacemos repaso de todo lo aprendido hasta ahora, que como habéis ido viendo, avanzamos paso a paso pero sin pausa. Además nos queremos detener en un tema muy recurrente en el desarrollo del bebé y el niño.

Como bien sabéis los que tenéis niños en casa o los que trabajáis con ellos, cada niño o niña tiene su ritmo, tanto en el aprendizaje del habla, de la psicomotricidad, de las habilidades sociales, etc. La inteligencia o capacidad para aprender y estructurar el aprendizaje es muy amplia y diversa, no es general, pues distinguimos hasta 12 tipos o clases de inteligencia.

Ya en la edad temprana vemos rasgos de personalidad y habilidades diferentes en cada alumno, pero con ello no debemos creer que son determinantes o invariables, pues con el estilo de aprendizaje y la práctica se puede aumentar, reforzar o mejorar muchísimo.

En el grupo de bebés y preescolares se unen otros aspectos que pueden dificultar el proceso de aprendizaje o adquisición de conocimiento, ya que en la infancia hay mucho apego a los padres, hay miedo a lo desconocido, desconfianza de los extraños, y desesperanza al quedarse solos/as en clase, cuando los padres les traen y se van, pues este momento es traumático los primeros días.

Hemos tenido casos muy variados en la forma de adaptación de los alumnos más pequeños, pues algunas de las niñas han llorado los primeros días de forma insistente, otras han llorado unos minutos, pero solo el primer día, y otros casos que no dejan de llorar por haber tenido algún encontronazo con alguna compañera. Por esta última razón es por la que más sufrimos e intentamos resolverlo inmediatamente, siempre teniendo en cuenta que con 2 años o menos, nunca actúan con voluntariedad de dañar a los otros, y están aprendiendo a relacionarse.

Con estos ‘handicaps’ que se suman al proceso de adquisición del conocimiento, o proceso de aprendizaje, vamos detectando esta conjunción de inteligencias que están formándose. En los primeros estadios se elabora la inteligencia común y global, que incluye todas las habilidades y capacidades integradas, pues muchas veces se interrelacionan. Y por supuesto, cada individuo o ser humano posee mejores puntuaciones o resultados en una u algunas de ellas. Aquí os detallamos cuáles son esas 12 inteligencias, y vosotros mismos podéis detectar en las que sois más fuertes o buenos, o en las que sufrís debilidades:

1. Inteligencia lingüística

Como su nombre indica, es la habilidad de dominar el lenguaje. Pero este tipo de inteligencia no solamente incluye el lenguaje oral, sino también la escritura o la gestualidad, por lo que tiene mucho que ver con el proceso comunicativo.

En menores de 3 años, debemos emplear mucho la repetición e intentar pronunciar perfectamente para transmitir claramente el mensaje a nuestros diminutos interlocutores.

2. Inteligencia lógico-matemática

Es la capacidad de conceptualizar las relaciones lógicas entre las acciones o símbolos, dicho de otra forma, es la habilidad para razonar de manera deductiva y lógica y la habilidad de resolver problemas matemáticos.

La rapidez para solucionar problemas matemáticos es el indicador más habitual para determinar cuánta inteligencia lógico-matemática posee un individuo, esta en concreto es la que menos trabajamos, pues en nuestras clases intentamos centrarnos en la primera.

3. Inteligencia espacial

La inteligencia espacial se define como la capacidad humana poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas y, además, es la habilidad para manipular o crear imágenes mentales para poder resolver problemas.

Desde bien pequeños, esta inteligencia la construimos rápidamente, para situarnos, encontrar objetos, o buscar a nuestros progenitores. Además con los juguetes hablamos mucho de posiciones y tamaños, que están relacionados con este aspecto.

4. Inteligencia musical

Mientras algunas personas son muy buenas realizando esculturas o pintando, otras tienen una capacidad enorme por elaborar piezas musicales, pues reconocen y componen tonos y ritmos musicales con gran talento. Estas personas aventajadas en el aspecto musical tienen una inteligencia musical alta, lo que les permite tocar instrumentos y leer o componer piezas musicales con facilidad.

Nos encantaría tocar instrumentos, pero nos conformamos con bailar y cantar las canciones con vocabulario útil para nuestros alumnos.

5. Inteligencia corporal y cinestésica

Y los bailarines, ¿qué tipo de inteligencia poseen? Pues según la teoría de las inteligencias múltiples poseen la que se conoce como inteligencia corporal o cinestésica, que es la habilidad de utilizar el propio cuerpo, es decir, la coordinación de los movimientos corporales.

Esta solemos trabajarla con los bailes de las canciones infantiles, aunque de forma leve.

6. Inteligencia intrapersonal

Hay individuos que poseen una notable habilidad de entenderse a sí mismos, sus pensamientos y emociones y regular su propio comportamiento, porque son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre éstos. Aunque la inteligencia intrapersonal comprende el autoconocimiento y la autoapreciación, también incluye el entendimiento de la condición humana.

En niños menores de 3 años, como es el caso del curso de bebés, no se aprecia este tipo de inteligencia, pues hasta los 4 años prácticamente, no se distinguen como individuo.

7. Inteligencia interpersonal

Puede que hayas observado que hay ciertos individuos que tienen una habilidad única a la hora de llevarse bien o relacionarse con otras personas. Son individuos que emplean su inteligencia interpersonal cuando interactúan con los demás de manera eficiente, pues son capaces de entender, empatizar y comunicarse apropiadamente. Así pues, es la habilidad de discernir las emociones y las intenciones de los demás y permite interpretar las palabras y gestos, o los objetivos y metas de otras personas.

Los menores de 3 años, tampoco son capaces de discernir entre ellos mismos y el otro, por lo que no entienden que pueden molestar, hacer daño, o entender bien lo que sienten los demás.

8. Inteligencia emocional

Uno de los recientes y grandes paradigmas de la inteligencia es la inteligencia emocional. La inteligencia emocional comprende tanto la inteligencia intrapersonal como la inteligencia interpersonal, y está compuesta por cinco elementos: autoconciencia emocional, autocontrol emocional, automotivación, empatía y habilidades sociales. Son muchas las investigaciones que afirman que la inteligencia emocional aporta muchos beneficios: minimiza los efectos del estrés y lo previene, mejora el bienestar emocional, mejora las relaciones interpersonales, mejora el rendimiento laboral…

Se desarrolla a partir de los 4-5 años y por ello se pueden presentar problemas entre alumnos tan jóvenes, pues no se saben relacionar y debemos enseñarles.

9. Inteligencia naturalista

La inteligencia naturalista se refiere a la sensibilidad que muestran algunas personas hacia el mundo natural, pues es la habilidad de distinguir, ordenar, clasificar, comprender y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. En el pasado, este tipo de inteligencia era sumamente importante para la supervivencia. Los biólogos, campesinos, botánicos o cazadores dominan este tipo de inteligencia.

Con el calentamiento global, se está tomando conciencia de que debemos ser más sensibles a la naturaleza, quizás nos falta esta inteligencia.

10. Inteligencia existencial

Mientras algunos individuos viven el día sin dedicarle mucho tiempo al motivo de las cosas, las personas con alta inteligencia existencial tienden a meditar sobre su existencia. Este tipo de pensamientos pueden incluir el sentido de la vida y la muerte.

La búsqueda de sentido, el autoconocimiento, poseer una propia escala de valores morales, el gozo estético o el sentido de misterio son algunas de las manifestaciones de este tipo de inteligencia, que puede cultivarse con la práctica de la meditación, la contemplación o el ejercicio de filosofar y dialogar.

11. Inteligencia creativa

Hay personas que están hechas para trabajar en un puesto de trabajo que requiere un trabajo mecánico y monótono y que se adaptan sin problemas a entornos laborales de este tipo. Pero, en cambio, hay personas que parece que su mente vuela, que siempre están un paso por delante de los demás y que están constantemente innovando. Estas personas poseen una alta inteligencia creativa, poseen la fluidez, es decir, la capacidad para producir muchas ideas; la flexibilidad, para para ver y abordar las situaciones de formas diferentes; y la originalidad, para fabricar respuestas poco habituales o novedosas.

Esta inteligencia es muy visible en los niños, pues si les dejamos expresarla nos sorprenden y nos enseñan muchísimo.

12. Inteligencia colaborativa

Recientemente ha aparecido un nuevo concepto de inteligencia en el entorno organizacional, es la inteligencia colaborativa. Se podría definir como la capacidad de elegir la mejor opción para alcanzar una determinada meta trabajando en conjunto, y está basada en la idea del trabajo en equipo, tan necesario para las empresas de hoy en día.

De hecho, el trabajo en equipo es una de las competencias que más valoran los reclutadores, y es por eso que, ante esta nueva necesidad a la hora de encontrar trabajo, están apareciendo muchos másters o cursos especializados en este tipo de inteligencia.

Tal y como podéis ver en los trabajos de carrera, incluso de instituto, y en los puestos de trabajo, cada vez se demanda más tener esta inteligencia, ya que el resultado de un trabajo común, siempre es mucho más rico que uno individual, por ello en nuestras clases, siempre elaboramos varios trabajos o actividades grupales. En nuestras clases para bebés es muy importante, para desarrollar también la inteligencia interpersonal y emocional.

Tras este post teórico para entender mejor cada habilidad que vamos desarrollando, os dejamos algunas fotos de todas las actividades hasta hoy con los más pequeños.